Untitled Document

 

 

Add to Google Pin it
VUELTA POR TAILANDIA
viajes
2014-06-02

Un buen karma por Tailandia

 

Por Juan Alberto Caicedo.

El karma es definido por los budistas como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Así que querido lector, con todo el amor del mundo, le quiero aconsejar que empiece a pensar en muchas acciones buenas, porque usted no se puede perder la oportunidad de tener una maravillosa y exótica experiencia en el Lejano Oriente.

Para llegar desde Bogotá a Bangkok, la capital de Tailandia, se necesitan algo más de 25 horas de vuelo, pasar por cinco aeropuertos y no dejar de ver la luz del día durante el viaje; así que le recomiendo prepararse con muy buen material didáctico para distraerse en el avión, tomar las precauciones de salud necesarias y empezar a acondicionar su mente para aterrizar en una realidad muy diferente.

Primer día en la capital tailandesa y el plan diseñado por Panaddá, nuestra guía y primera amiga nativa, fue conocer a Buda. El 95% del país practica el budismo como religión, así que se podrá imaginar la importancia de visitar templos milenarios que guardan un tesoro como la base de su cultura. Bangkok es una ciudad gigante con 12 millones de habitantes, aproximadamente, moderna y desarrollada, que alberga como oasis en un desierto de concreto como el Templo del Buda de Oro, donde se encuentra la estatua en oro de Buda más grande del mundo: tres metros de altura, cinco toneladas de oro macizo y un valor calculado en US$14 millones.

Es majestuoso y sublime el primer contacto con esto que hace la analogía con una iglesia para el mundo occidental, pero que genera admiración y respeto al comportamiento requerido para entrar a cualquier templo budista, ¡Cualquiera! Así sea el más pequeño en la población más remota. Es obligatorio quitarse los zapatos y ni por equivocación se puede apuntar a Buda con los pies. Siga paso a paso las recomendaciones y no se asombre al levantar la cabeza y… ver la imagen de un líder espiritual de carne y hueso, sentado, meditando en busca del “nirvana” y, lo más importante…. ¡Delgado! Sí, así como lo ve, un Buda flaquito.

Dejarse perder por el resplandor del oro, entendiendo las maravillas de una religión sin culpa, y conocer más de un país que tuvo la suerte de nunca ser colonizado por ninguna de las “civilizaciones modernas”, es parte de las actividades del currículum del día. Le recomiendo hacer este tipo de visitas con empresas especializadas, es prácticamente imposible hacer la travesía sin un guía local que le ayude a traducir del tailandés al inglés.

La vida nocturna en este lugar está muy bien descrita por los productores de la película Hangover 2. En Bangkok no se puede perder la oportunidad de visitar los lugares que se hicieron famosos con la mítica cinta de Hollywood, Soi Cowboy, una calle de aproximadamente 100 metros de largo que alberga en cada lado bares y go-go dancers. Allí y sin el más mínimo tabú, puede conocer a simple vista y como parte de la escena nocturna los populares Lady-Boys. El Sky Bar, en el Lebua Hotel, le da la posibilidad de tener acceso a la lujosa vida nocturna de la capital. Los precios del lugar ascienden hasta $40.000 por un trago de whisky y la comida, ni hablar; sin embargo, si tiene la oportunidad, visítelo, vale la pena.

Ahora, montar un elefante que se sumerge en medio del río más largo del país, Kwai, con crueles corrientes y sanguinarias historias de la Segunda Guerra Mundial, no tiene comparación. Así como arrullar un tigre bebé en medio del zoológico de Srijara, que alberga una de las mayores cantidades de estos felinos en cautiverio. Y qué decir de sentarse en el lomo de un cocodrilo con las fauces abiertas mientras que la novia -la mía- temblorosa trata de cuadrar la cámara para tomar la foto. Esto sólo puede pasar en un país exótico que deslumbra y enamora, no sólo con su tradición cultural, sino también con la cultura de su gente humilde y trabajadora que le sonríe al foráneo y lo trata de hacer sentir como en casa. Querido lector, Kop Khun Khrap -gracias-. 

 

 

RELACIONADOS
Xu Hongfei en Bogotá
viajar
07
NOVIEMBRE
Serie 'Gordita', del artista chino Xu Hongfei llega a Bogotá con su exposición que cuenta con de 13 esculturas.
Adrenalina sobre ruedas
viajar
03
NOVIEMBRE
MotoGO llega con su tercera edición del 10 al 19 de noviembre con exhibiciones y rodadas.¡No te la pierdas!.