Untitled Document

 

 

Add to Google Pin it
Sabores
viajes
2017-06-04

Sabores en la clandestinidad bogotana

 

Por Camila Moncada.

Experimentar nuevos sabores. Esa motivación -que cumplí- me llevó a vivir la experiencia en Eighty Six Coctail, bar/restaurante estilo neoyorkino que abrió hace unos dos meses en una hermosa casa en Quinta Camacho.

El término Eighty Six, según el autor Jef Kleins, se refiere al código usado cuando la policía llamaba con anterioridad al cantinero del bar Chumley’s, en la calle 86 de Bedford, para avisarle que iba en camino una redada, el policía le decía al cantinero “86 a tus comensales”, lo cual significaba que debían retirarse del bar por la puerta de atrás.

El lugar está inspirado en los “speakeasies”, espacios donde la gente consumía licor de manera ilegal durante la época de la prohibición en Estados Unidos. Y es así. Cuando llegas frente a la casa, ésta tiene la puerta cerrada y un letrero de 30 centímetros que difícilmente ves en la noche. Si es tu primera vez, te preguntas más de dos veces: ¿sí será acá? Y una vez que entras, no te quieres ir.

A cargo de la barra está uno de los socios, Gonzalo Marín -bogotano que inició su carrera trabajando en restaurantes de Nueva York, donde encontró su verdadera pasión detrás de la barra y en la interacción con la gente-. Su propuesta de coctelería tiene un marcado enfoque gastronómico, con el que busca incorporar en sus preparaciones sabores inusuales y así ofrecer una experiencia única. Aunque cuenta con una carta de cocteles bastante completa, lo que más le gusta es interactuar con sus clientes y prepararles bebidas de acuerdo con sus gustos, con la promesa de que si al visitante no le gusta la bebida que le preparó, se la cambiará sin costo alguno.

Para estar con amigos, compartiendo y hablando -con blues y jazz de fondo- Eighty-Six Cocktail Bar también ofrece un menú de deliciosas entradas. La carta está a cargo de Jose Ragazzi, chef venezolano, con amplia experiencia en restaurantes en España, Perú, Panamá y Colombia -apasionado del producto local y las técnicas ancestrales-. Él nos ofreció dos estradas que me dejaron sin palabras: “Un campesino chino y criollo” que es un pollo braceado con tamarindo, piña y chuguas; y “como bocadillo con queso”, compuesto por una burrata de Córdoba, dulce de papayuela especiada y ron. Platos que iban perfecto con los dos cocteles que preparó Gonzalo.

Timbre con confianza y pruebe nuevos sabores tanto en cocteles como en comida y viva la experiencia neoyorkina.

Dirección: calle 69A N°10-05.

Horario: martes a sábado, de 5:00 p.m. a 12:00 p.m.

RELACIONADOS
La simbología de los colores
viajar
11
OCTUBRE
Los colores tienen un impacto importante sobre las emociones de las personas, y por esta razón se pueden usar según objetivos o situaciones.
Temporada de vacaciones
viajar
09
OCTUBRE
Planee sus vacaciones con tiempo para que disfrute de planes únicos y paisajes excepcionales.