Untitled Document

 

 

Add to Google Pin it
Evolución hacia el espíritu
viajes
2012-11-01


Evolución hacia el espíritu

Por Xiomara Xibillé.

El nacimiento humano es una oportunidad excepcional que tenemos, a diferencia de otras especies, de buscar lo trascendente e inmanente. Es en esta escala evolutiva después de los minerales, las plantas y los animales que como seres con conciencia podemos tener la experiencia del espíritu inmortal y así ir más allá de las limitaciones del tiempo y del espacio.

Inmersos en un mundo como el de hoy, en donde las comunicaciones y los medios de transporte han reducido las distancias de forma increíble y los grandes inventos científicos nos liberan de la dependencia de la naturaleza y aceleran la evolución del mundo, aliviando en parte la agobiante miseria y el dolor, nos enfrentamos a un nuevo desafío del destino: la crisis más grande de la historia: el desajuste entre el espíritu humano y los sorprendentes adelantos de la ciencia y la tecnología, que llevan han dado tanto poder al hombre que lo lanzan a una vida azarosa, a una búsqueda frenética del sentido y la seguridad. Por ahí nos encontramos todos.

Por mi parte hice un pare, el cual recomiendo a todos para abstraerme de esta espiral absorbente de necesidades externas adquiridas y buscar un espacio que me reconectara con mi vida interna -moral- y mi realidad espiritual.

Tomé un avión por 22 horas para llegar a un destino que por su historia misma me permitiera tener la experiencia de la conciencia cósmica, que al final debería ser nuestra meta única en la vida. Llegué a la India.

Nueva Delhi, un paraje lleno de contrastes, se convirtió por ocho días intensos en mi hogar, un ashram (lugar donde uno se retira del mundo externo para tener la experimentación directa del ser interno), improvisado en la casa de una familia típica hindú: “LOS RANÁ”. Estaba preparado para recibir a 300 personas que veníamos de todos los rincones del mundo. Allí nos esperaba un encuentro de máxima importancia, con nuestro GURÚ.

Para las prácticas espirituales orientales es indispensable contar con un gurú o preceptor, pues es quien preserva el bienestar físico, mental y espiritual de su discípulo, destruye los efectos del mal karma y los bajos deseos, y conduce al discípulo hacia la luz. El gurú es Dios en su aspecto manifiesto y personal, y esta relación cuando uno es iniciado por un maestro espiritual es eterna.

Entonces, con la convicción que tenemos quienes practicamos un camino espiritual y a pesar de las incomodidades que presupone la austeridad de un espacio al que se va a buscar lo esencial, durante ocho horas diarias puse mi atención hacia dentro dejando en Bogotá los apegos humanos: mi familia, mi trabajo, los proyectos y el sinnúmero de cositas que uno debe solucionar día a día para abstraerse en un espacio de silencio, meditación y compromiso que permitió despertar gracias al sendero del Naam (meditación de luz y sonido) que enseña mi maestro “SadhuRam”, la memoria de mi alma que ha sido cautivada por el cuerpo y la materia, y pude recordar que somos el comienzo y el fin de todo.

Cuando meditamos vivenciamos que nos desplegamos sobre las estrellas, titilando a través de la luminosidad, con la creación flotando en el océano de la existencia eterna.

Una máxima sánscrita dice: “Adora a Dios, después conviértete en Dios”. Todos somos chispas vivientes de la Divinidad, sólo que lo hemos olvidado.

xiomy@vivirbonito.co

RELACIONADOS
Xu Hongfei en Bogotá
viajar
07
NOVIEMBRE
Serie 'Gordita', del artista chino Xu Hongfei llega a Bogotá con su exposición que cuenta con de 13 esculturas.
Adrenalina sobre ruedas
viajar
03
NOVIEMBRE
MotoGO llega con su tercera edición del 10 al 19 de noviembre con exhibiciones y rodadas.¡No te la pierdas!.