Untitled Document

 

 

Add to Google Pin it
Las relaciones
viajes
2012-10-02

 

Las relaciones

Por Xiomara Xibillé.

Dice Krishnamurti: “La vida es un proceso de movimiento constante en relación y, sin comprender esa relación, crearemos confusión, lucha y esfuerzo estéril”. Tal vez esta sea la historia inexorable de nuestras sociedades, que pretenden construirse desde la individualidad y el aislamiento, sin darse cuenta de que lo que está aislado muere pronto.

Es de vital importancia sabernos parte del mundo; sin embargo, nos protegemos del mundo: creamos ejércitos, estados que cuidar, gobiernos que sostener; seguimos aferrados a nuestras propias limitaciones, creemos que podemos crear la unidad mundial, la paz mundial, lo cual vemos cada día más como un imposible. En tanto sigamos teniendo frontera, ya sea nacional, económica, religiosa o social, es un hecho que no puede haber paz en el mundo.

“Cuando un individuo cree en la sociedad en la que vive y actúa pensando en ella y comprendiendo que es parte de ella misma, entonces logra entender” -dice nuevamente Krishnamurti. Mientras sigamos buscando sólo nuevos modelos sociales y políticos, la paz será muy esquiva. La respuesta no está fuera del problema, sino en el problema mismo. Lo importante en cualquier proceso de mejoramiento es no ver “lo nuevo”, sino en erradicar de fondo y de raíz “lo viejo”.

El mundo somos nosotros mismos: y como es afuera es adentro. Así que el proceso de comprendernos debe ser en relación con los otros, es imposible en el aislamiento. No obstante, la utilización del otro para nuestra propia satisfacción debe tocar su fin si queremos que emerja el amor como una revolución fundamental capaz de cambiar los viejos paradigmas de esclavitud y separatismo. Si seguimos basando nuestras relaciones en el poder: militar, industrial, económico etc., ¿acaso lograremos unidad? El poder es el factor aislador por naturaleza.

En medio de este esfuerzo por construir nuevos espacios de reconciliación en nuestro país, pienso que es muy importante comprender desde qué lugar de conciencia seremos partícipes activos de esta realidad. Si queremos un mundo en paz, un mundo donde no haya guerras ni destrucción espantosa, ni miseria catastrófica, como individuos en relación con todo lo que existe debemos entender nuestra corresponsabilidad, ya sea como primer ministro, gobernador, abogado o meramente como marido o esposa en el hogar. Si nuestro objetivo sigue siendo el dominio, la coacción, el poder o la influencia sobre el otro, lo único que vamos a generar es más dolor, más rabia, más aislamiento, un estado permanente de desdicha y destrucción, y nuestra sociedad en lugar de transformarse en un lugar de amor seguirá en un proceso constante de conflicto.

“Nosotros somos el mundo y el mundo somos nosotros”. Sentir esto, estar total y realmente entregado a ello y nada más, produce un sentimiento de gran responsabilidad y una acción que no puede ser fragmentaria, sino total.

Por eso es fundamental que aquellos que deseamos crear una cultura nueva, una sociedad nueva, un nuevo estado de cosas nos comprendamos primero a nosotros mismos. Y eso es un trabajo constante, diario, una autoobservación constante de nuestras relaciones. Primero, con nuestros pensamientos, nuestras palabras, nuestras acciones y lo que ellas generan en los otros que son nosotros mismos… nuestra pareja, nuestro hijo, nuestro empleado. Porque a base de lo que somos creamos el mundo.

 

Xiomy@vivirbonito.co

www.vivirbonito.co

 

 

RELACIONADOS
COCU MARKET
viajar
24
MAYO
El café fue el invitado especial en Cocu Market
El marketing digital
viajar
12
MAYO
El influenciador Juan Carlos Mejía, nos cuenta todo sobre el marketing digital.